El Mimbre Despeinado

El sillón tiene algo que te pica. Cuando lo miras es un pelo de mimbre que se niega a volver a su sitio. No es rebeldía, es familia del plástico del sofá. El mimbre despeinado está fuera de lugar.

lunes, julio 13, 2015

Cebras y palomas





 
La guagua 51A te lleva desde la estación de Rockridge en Oakland, hasta la esquina de Broadway y la 40. Cuando me bajo todavía me queda caminar alrededor de 4 cuadras por la 40 antes de llegar a mi edificio. Broadway separa Piedmont del resto de Oakland. Yo vivo justo en la frontera de estos dos pedazos de Oakland, en un parcho gris que se gentrifica . Así que cuando la guagua me deja en Broadway tengo que caminar fuera del parcho por cuatro cuadras que son esencialmente negras pero donde los negros mismos se notan consciente de que están en un hoyo negro entre dos partes blancas. Hay pedazos en que Oakland parece una cebra.

De camino a casa, las palomas picotean la brea con sus ojos perfectamente redondos sin párpados ni sin la parte blanca del ojo lo cual les da una expresión permanentemente asustada. Esta vez durante mi caminata me sacan de lo que pensaba y me duele ver el pico taladreando la brea por migajas. Estas son palomas grises, nada sofisticadas , ni simbólicas. De hecho, estas palomas le dan asco a muchas personas. Per ahí están permanentemente desafiando la violencia y la basura a que sean migajas. 

¿Es desafío o es pura estupidez lo que las mantiene insitiendo en descubrir migajas de pan y semillas en cualquier pedazo de brea? 

Cuando una paloma agarra algo desconocido entre su pico, lo trata como si fuera familiar, hasta que la forma o el tamaño no coopera y vuelve a caer al piso. Parecen dispuestas a tragar cualquier cosa y lo levantan otra vez con el pico. Casi parecería que piensan (¡que piensan!) que si tratan suficiente las cosas pueden convertirse en otras. En algún momento se dan por vencidas y dejan caer el pedazo de cualquier cosa, dan tres brincos cortos y se elevan para volar pegadas al suelo en busca de otro pedazo de algo.

¿Se supone que las palomas sean inteligentes? Por un lado tienen mucho en común con las gallinas, que son unos de los animales mas estúpidos del grupo de animales que se pueden ver. Por otro lado, la insistencia de la paloma en que algo sea lo que no es me recuerda mucho a la de los humanos.

En el cielo, mucho mas alto veo cruzar  un pájaro blanco, quizás una gaviota. El vuelo de éste es determinado, y rápido. Nada como las líneas cortas, siempre volviendo al mismo puntos.

Pienso en el mundo de las líneas, cortas y largas en el aire formando avenidas (networks) que no conozco. Pienso en estar con la cara pegada al cemento como la paloma. Todas las posibles vistas del mismo sitio que puedo tener.

Etiquetas: ,

Casas



Las urbanización promedio del área metropolitanta está hecha de hileras paralelas que a veces terminan en redondeles. A cada lado de las calles de brea hay casas que someten al observador a un acto de reconstrucción casi filológica. Tomas cada ejemplar y se busca que tienen en común con las otras para poder imaginar cual era el modelo original en el 70. Sí, porque en algún momento se supone que todas esa casas fueran iguales. Ahora vemos esta con balaustres, aquella con con balaustres y columnas griegas, y la otra con el balcón cerrado, operación que ha hecho posible tener una sala doblemente grande donde no reunirse.

Etiquetas: ,

domingo, abril 27, 2008

El look sencillo y natural de Tommy Torres es reflejo de su ser



Esta entrada está basada en un artículo publicado en El Nuevo Día. Como parte del lead del artículo se encontraba la oración que titula este post. Lamento no poderles poner un enlace al artículo que ahora se encuentra en los ‘archivos’ del Nuevo Día. Quizás lo pusieron en la ‘T’, justo al lado de ‘Tuberculosa en Wielmental TX da a luz saludables trillizos’


Que es el ser? La pregunta ha obsesionado ser humano por años. Poemas, tratados filosóficos, obras de arte han tratado de discutir la pregunta en vano. Sin embargo, ahí está Tommy Torres, el cantante quien ha logrado “un look sencillo y natural que es reflejo de su ser”. En vez de hablar del ‘ser’ de Tommy pudieron haber escogido decir algo como “ un look sencillo y natural que es reflejo de su estilo de vida/ personalidad”. ¿Por qué todo en Boricualandia parece cargar con una onda como metafísica?
Tommy logró lo que muchos filósofos y poetas envidiarían, indetificó su ‘ser’, y no sólo lo identificó si no que incluso hasta tiene la habilidad de volverlo concreto y acequible a todo quien lo mira. Propongo entonces que paremos lo que nos ocupa en este momento y nos detengamos a analizar el ‘ser’ de Tommy Torres.
En un artículo sobre su nuevo arreglo personal, Tommy brinca de charquito en charquito, uno de agua clara otro de fango comos si fuera una peregrina de charquitos y después del cinco Tommy no logra acertar con su piedrita. Esa incoherencia sin propósito es el origen mismo de la ‘charrrería’. De hecho, y permítanme ser un tanto incoherente myself, la incoherencia de Tommy Torresme hace pensar en un nuevo símbolo político para nuestro país. Hasta ayer pensaba que una sonrisa de una mujer mulata de 40 años con braces y pelo oxigenado era lo que mejor nos definía como pueblo, ahora pienso que es Tommy Torres.
(JUMP!)
Volvamos al artículo. Me cuesta trabajo pensar en un makeover a un hombre sin que la imagen incluya highlights. Todo dueño de salón frecuentado por los ‘artistas’ del patio donde un hombre entra sexy y sale pato. Sí, así lo digo, a riesgo de sonar homofófobica. Pero en éste mundo que se empeña en usar la palabra ‘ser’ en vez de algo más concreto, me provoca a usar la palabra pato. Llamémosle rebeldía léxica if you must. Vayamos por pedacitos, pero advierto que es la incoherencia de todo esto lo que me molesta y lo que creo que le está haciendo un daño tremendo a la psiquis boricua.
Si tu eres un hombre romántico, sensible que toca la guitarra y de vez en cuando compone canciones bonitas tienes todas las de ganar con las chicas. Es más, y esto me da trabajo admitirlo: Tommy Torres, en esencia, no es feo. El chico sensible por lo general tiene un aire distraido, algo que lo aleja de lo mundano, es ese algo (tal vez su ‘ser’) lo que uno como mujer criada viendo novelas, creyendo que ese tipo de hombre es el que por fin la va a entender. Hasta ahora todo tiene sentido. Es coherente. Sin embargo, ese hombre se hace highlights! Atención: los highlights requieren mantenimiento. Cualquier mujer que haya sucumbido al peróxido sabe que por lo menos hay que ir una vez al mes al beauty para mantener los highlights ‘naturales’ . También cualquiera que haya visto un beauty sabe que hay solo dos maneras de hacerse highlights:

1) o con gorro

2) o con papel de aluminio

Cualquiera de las dos, me parece, es sumamente humillante para cualquier trovador aunténtico. Imagínense a Tommy, sentado en algún beauty del Condado (Tommy solo va a sitios caros) tarareando en la cabeza el proximo jingle del Partido Nuevo Progresista mientras tiene en la cabeza un gorro con muchos agujeritos de los cuales salen mechoncitos de pelo. Si la imagen de Tommy con papel de aluminio en la cabeza tiene más sentido para usted, adelante. Más allá, al Tommy no le basta con felizmente yuxtaponer trovador/ highlights. El cantante insiste en confundirnos más.

Dejemos los highlight, por un momento, y tomemos algo un poco más desconcertate, más no así menos revelador. Cuando la que escribio el artículo en un intento charro de rapeo, le pregunta a Tommy si le habían dicho que se parecía a Orlando Bloom, el hombre intenta retomar en vano su imagen de trovador despistado: dice que “desconocía su trabajo” (ay tommy por Dios, atrévete a negarme que cuando fuiste a esta actividad hiciste lo imposible por recrear el look de Orlando). Y diciéndolo veo como Tommy trata de salir del enfangue de los highlights para meterese en un charquito claro, ese donde los ‘artistas’ producen ‘trabajo’.
Ay Tommy, ya es muy tarde. Un hombre con highlights no me puede hablar del ‘trabajo’ de Orlando Bloom. ¿ Por que no usaste la palabra ‘película’? Orlando Bloom, no es Woody Allen, ni Quentin Tarrantino, tampoco es Marlon Brando y ni si quierea es su homologuísimo pirata Johnny Depp. El que Tommy haya dicho ‘trabajo’ me recuerda a esos hombres que te invitan a una cena con vino pero de repente te encuentras en Macarroni and Grill a las nueve de la noche tomando Julio Gallo, o acaso a los que te invitan a Bistro Paris, Augusto's… y ordenen un jugo de china con la comida. (Not at all wrong, de hecho, mucho mejor que el que no te inviten, pero en ninguno de los dos casos es exactamente lo que tenías en mente cuando fuiste a Plaza a comprarte algo para esa noche).
Orlando Bloom es lindo (y eso que no tiene highlights) y no actua del todo mal. Pero hay que llamarle a las cosas por su nombre Tommy. Sí Tommy te hablo a ti, admito que no lo repetería tanto si no fuera porque se nota que por lo menos eres lo suficientemente ingenuo como para haberte hecho esos highlights. Pero entre tus highlights y los ‘trabajos’ de Orlando Bloom hay algo que me recuerda demasiado a la charrería de la que no da risa.

jueves, abril 10, 2008

Where's Obama?



Lo dicho es hecho. Corrí el domingo en Washington DC, esa gran capital de la nación americana. Nótese como hago una distinción entre la “gran capital” y “la nación americana”. La distancia de la carrera, el tiempo que hice en ella y cuantas veces me quise rajar en el trayecto se las dejaré a su imaginación. Solo les diré que corrí por un camino hermoso cubierto por árboles de cherry blossom a 45 grados, en pantalones cortos y sin idea alguna de donde estaba Obama.

OFF DUTY

Manolo y yo estamos de vacaciones por primera vez en mucho tiempo.
A continuación un resumen de nuestro arduo día:

Mano se levanta y me busca en el balcón a ver si me animo y damos juntos una caminata:



Cuando ve que no lo saco a pasear, me mira mal y utiliza su tradicional cara de perro maltratado para hacerme sentir culpable.

domingo, marzo 30, 2008

La lección de Dios: Segunda Parte



" Dád al César lo que es del César a Dios lo que es de Dios"
Cuando los americanos no entienden porque les pasan ciertas cosas se agarran del siguiente pensamiento religioso y lo dicen como si no tuviese fin: “The Lord works in mysterious ways” . Los puertorriqueños hacemos lo mismo solo que decimos “el Señor trabaja de formas misteriosas” mientras ponemos una cara de maltrato y tristeza al terminar la frase.

Lo usamos cuando suceden cosas a las que no le encontramos explicación alguna, aunque sabemos que en el fondo del asunto, las cosas pasaron o porque la cagamos o porque hicimos algo que nos llevó a cagarla. Nadie se atreve a decir: Ayyyyyy es que el Señor la cagó. Por ejemplo, no le damos mantenimiento a nuestros carros y de repente el auto se jode.
“Ayyyyyyy!!! el carro se me jodió pero eso es porque el Señor lo quiso así para que yo aprendiera a valorar lo que tengo”. No encontramos un queso que buscamos en el supermercado para las meriendas y repetimos mirando hacia abajo en la sección de congelados “es que el Señor me está enseñando a bajar los triglicéridos”. Pero cuando tratamos algo continuamente y ese algo falla, utilizan “the ultimate frase” “Ay!!!!!!!!!!!!yo todo lo pongo en manos de Papito Dios”, Mi parte favorita es cuando en ocasiones repiten…ay Dios tu eres tan sabio, padre amado, guíame señor”.

La lista de proverbios es grande mimbrosos, larga como el pliego acusatorio del Gobernador y hay acusaciones a diestra y siniestra. Hay tantas frases que se dicen de la boca para fuera sin sentido alguno y lo que pretenden al final del día es exonerarnos de errores que hemos cometido. Es la responsabilidad sobre nuestros propios actos la que no queremos asumir.

Pero hoy es un día diferente. Hoy estoy molesta con el Señor. Si mimbrosos, en esto no me echen la culpa porque la cagó el Señor. Por segundo año consecutivo Dios ha decidido que no asistiré al Día Nacional de la Salsa. Yo sé que el Señor es misericordioso y me perdonará por este post cuando lo lea. Además tengo que desahogar mi coraje con él porque el día está precioso. Hay un sol hermoso en un cielo claramente azul.

Adiós nuevamente a las alcapurrias, los tostones, las old colony de uva frías en la tarde. Adiós a los empujones contra la gente sudá que viene de todas parte de la isla a presenciar uno de los conciertos mas espectaculares del año. Adiós al Cano Estremera sosteniendo una bandera boricua. Adiós.

El señor ha decidido que en este día debo estar en una entrevista con Melo Muñoz Mendoza. ¡Como si no fuese ya tanto el castigo Señor! Pero asumo que si el Señor me colocó allí debe ser por algo. Algo tendré que hoy aprender de Melo. Solo espero que cuando llegue a la Fundación Luis Muñoz Marín pueda hacer mi trabajo bien. Me concentraré en que Melo se vea bien en la cámara, en retratarla dignamente. Después de todo, Dios nunca me pone una prueba que no pueda superar y el nazareno me dijo que cuidará mi camino.

martes, febrero 12, 2008

Para la nena

“Gorda mía, por tu pronta recuperación y en honor a nuestros días en Isabela…”

No me cansaré de decir no me gusta el día de San Valentín y exactamente hoy, a dos días de la notable y colorida fecha admito que uso por primera vez este espacio para redactar mi primera carta de amor. Confieso que estoy loca y ciegamente enamorada. Y como Antonia Pujols tiene a su físico y su tubo de Eustaquio yo de igual forma tengo derecho a proclamar a todos los vientos mi amor por la canina que suelo llamar afectivamente “la gorda apestosa”. Me di cuenta de mi amor por ella anoche mientras esperaba impaciente en la sala del veterinario por los resultados de sus exámenes. La habíamos llevado en la mañana a causa de un sangrado inusual en un área que no mencionaré para proteger su intimidad y la Ley de Animal HIPPA, si es que existe una. Solo diré que era un área delicada.

Pero como las historias de amor si se cuentan a medias, no traen el mismo efecto, empezaré desde el comienzo. Hace unos largos meses llegó a mi vida una perra enorme, con aspecto aterrador por su tamaño y color pero con un corazón enorme. Junto a ella he aprendido el verdadero significado de la frase “las cosas no siempre llegan cuando uno las quiere” porque a la perra le tomó tiempo encariñarse conmigo.

Lo fuimos haciendo todo poco a poco y a su paso. Empezó por reconocer mi presencia de vez en cuando cada vez que iba de visita a mi casa. Se iba al balcón, subía los ojos y me miraba detenidamente. Mi trabajo calculado para atrapar su afecto era ignorarla y no mirarlas a los ojos. Mi misión era no dejarle saber que me interesaba que nos hiciéramos amigas. Según Cesar Millán, el gurú de los perros del mundo, recomienda uno tiene que respetar el espacio de los caninos y dejar que sean ellos los que se acerquen a ti cuando estén listos. “If you built it, he will come” como le decían a Kevin Costner en la película de los noventa Field of Dreams.

Pasaron las visitas y ella me olía dejándome saber que todavía me estaba conociendo hasta que un día en la tarde, cuando nadie mas miraba me lamió la mano en señal de aprobación. A partir de ese momento hemos sido panas. Juntas hemos disfrutado de baños en la playa, caminatas por mi patio y rascadas en la panza a cambio de compañía. Pero ayer, la mayor de las manifestaciones se dio en el veterinario. Pasó al cuarto donde la estábamos esperando y en vez de ir directamente donde su padre(que estaba igual de nervioso que yo por los resultados pero lo disimulaba perfectamente) vino a donde mi a que la sobara. Para mi fue amor a primer ladrido, para ella un poquito después.

Puede ser que las cosas que uno mas desea no lleguen exactamente cuando uno las espera. Siempre es mejor esperar a que te sorprendan.

viernes, febrero 08, 2008

Mi Tubo de Eustaquio



El tubo lo conecta todo. Si estoy hoy aquí en animos de contar cosas es porque al final de todo el tubo parece que va a funcionar.
Aquiles tiene su talón y yo, Antonia Pujols, tengo el Tubo de Eustaquio. Desde que tengo uso de razón todas las visitas al doctor se relacionan a la inflamación de un tubo de 1 mm de diámetro. Cuando el tubo no está en un ambiente totalmente cómodo y favorecedor se hincha, y al tubo solo le toma hincharse un poco para que todo el sistema que comprende el oído, la naríz y la garganta, se vea afectado.
Pero el tubo es malamañoso, no te avisa de inmediato, la tortura es lenta y consiste en una lista de síntomas ambiguos; mal olor de boca, pérdida temporal de audición, y dolores en la parte posterior de la cabeza.
Para de hecho asegurarse que el problema es el tubo hay que recurrir a herramientas altamente intrusivas, un sorbeto con una cámara en la punta que se inserta por los orificios de la naríz y baja por la garganta.
La interpretación artística pretende dar cuenta de la mano del doctor mientras maneja el cable que inserta por la nariz. Se observa como el cable comienza siendo marrón mientras que luego parece dividirse en tres cables diferentes. Sigue siendo un mismo cable, los colores se usan para demostrar todas las areas a las que la cámara puede asomarse cuando el doctor desde su estoico anonimato lo mueve. Los tres puntos amarillos son la cámara, que aunque originalmente no tienen flash, en mi interpretación del examen si lo tienen, atreviendome así a hacer un comentario sobre el leitmotif teatral de todo el proceso. El fondo fushia es un detalle sin importancia.
Si aún queda duda sobre el proceso aquí encontrará una representación objetiva del examen.
Al final mi tubo vino “mal hecho de fábrica”, o sea, que con todo y que nací tarde pesando lo equivalente a un bebé jabalí (pesé un poco menos de 38 lbs.), eso no fue suficiente para que la naturaleza se encargara de poner todas las piezas en su sitio. Como pienso que la naturaleza si que es perfecta, infiero que quizás es que me movía mucho cuando Gaia me estaba poniendo el tubo, quizás al lado pasaba algo muy interesante cuando me dio por girar la cabeza rápido en el vientre de mi madre.
Lo importante es que parecen haber dado con el clavo. Lo asumo con una resignación casi religiosa, y con un poco del sabor de la anestesia todavía en la garganta me dispongo a enfrentar lo que me queda de la vida con la disposición de una persona que vino al mundo con un padecimiento.

martes, diciembre 11, 2007

Mi primera carrera


¿Ustedes saben las carreras del pavo que daban en escuela secundaria? Yo nunca ganaba. Era de las chamaquitas que se quejaba, le dolía todo y celebraba porque la misma niña de mi clase se había ganado el pavo. (Un saludito a Dorcas, donde quiera que estés). Ganarse el pavo era una cosa importante y mi mamá nunca pudo recibir de mis manos uno. Siempre lo ha tenido que comprar congelao en Grande.

No sé si esa es la verdadera razón por la que me inscribí en mi primera carrera. Prendí la computadora esta mañana, leí detenidamente el panfleto que habla de los pros y contras de participar y escribí toda la información pertinente.
Cuando empecé formalmente a trotar con mas regularidad, juré que jamás me convertiría en esas individuas que se compran los famosos atuendos junto al reloj de marca y mencionan su tiempo cada vez que hablan con alguien. Juré que solo trotaría por pasar el tiempo, por compartir con Antonia, por combatir la ansiedad. La primera vez que me compré un gatorade después de una trotada, me sentí culpable. Pensé que había traicionado mi idea original y que me había enamorado las marcas.

La realidad mis queridos mimbrosos, es que la ansiedad ha vuelto y junto a ella la necesidad de transformar mis pensamientos negativos a positivos. Pasar el tiempo involucrado en actividades placenteras con personas que solo aporten de una manera positiva a mi vida se ha vuelto una prioridad. La vida es corta y uno no puede estar mucho tiempo “apendejao”. Lo mejor de toso esto es que me acompaña un espíritu competitivo que jamás supe que tenía. Soy como Oprah Winfrey en crack y no hay nadie que me pare.

En abril, estaré corriendo casi 12,000 personas a lo largo del Potomac River.